Piscinas, verano y coronavirus: El peligro no está en el agua

En plena primavera, aunque poco lo notemos desde el confinamiento, la temporada de verano y de piscinas se acerca. Y una de las incógnitas es saber si este año se podrá disfrutar de ella.

El problema básico no tiene que ver con el agua. Son muchos los expertos que señalan que los desinfectantes normales que se aplican al agua de las piscinas bastan para eliminar de ellas cualquier rastro de coronavirus. Tampoco habría problemas de contaminación en los ríos y, en general, en todas las aguas depuradas.

El problema básico viene de la necesidad de que los usuarios puedan mantener la distancia requerida para no favorecer la propagación del virus. Prácticamente todos los debates que se mantienen giran sobre este apartado: distanciamiento entre usuarios en espacios comunes, limitación de aforo y en el caso de las piscinas, natacion por calles.

De esta manera, tanto el uso de las playas como el de las piscinas el próximo verano depende de las medidas que tomen Ayuntamientos y Comunidades acerca de su uso. Porque el peligro no está en el agua.


24 vistas

©  Creado por Juan Carlos Camacho Contreras